El Golpe Militar que destruyó la Industria Nacional

martes, 4 de septiembre de 2012

Puricelli destacó el rol de la industria para la Defensa en el desarrollo de la Argentina

El ministro de Defensa, Arturo Puricelli, destacó que “tenemos, como nunca en los últimos 40 años, una política destinada a garantizar la defensa nacional con industria y desarrollos genuinamente argentinos”, al encabezar hoy el acto en conmemoración del Día de la Industria, en la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” (FAdeA), ubicada en la provincia de Córdoba.
Puricelli afirmó que “la defensa nacional sólo puede ser sustentable si producimos nuestros instrumentos con capacidades propias”. “No se puede garantizar la defensa nacional a partir de lo que nos proveen desde otros países”, sostuvo al presidir una conferencia en el microcine “Pulqui II” de FAdeA, donde representantes de organismos que componen el Sistema de Producción para la Defensa Nacional expusieron los principales lineamientos de su trabajo. 
 En ese marco, el ministro subrayó que “el Gobierno apostó fuertemente a la industria nacional desde el año 2003 con la llegada del expresidente Néstor Kirchner y con la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner”. “Queremos poner en valor las políticas de nuestro Estado de apuntalar la industria argentina”, agregó. “Como dice nuestra presidenta, tenemos un proyecto de país basado en una Argentina grande y desarrollada; antes había que comprar afuera hasta el insumo más básico”, señaló el ministro, al tiempo que destacó “el esfuerzo que está haciendo el Gobierno Nacional y los trabajadores para acompañar la recuperación de las capacidades de nuestra industria”. En ese sentido, el titular de Defensa hizo hincapié en la “producción en el INVAP de radares de vigilancia primarios con tecnología íntegramente nacional”, y remarcó que Fabricaciones Militares “pasó de tener una capacidad productiva de 3 millones de municiones a 18 millones”. 
En la conferencia, el titular de Fabricaciones Militares, Santiago Rodríguez, destacó que “hubo una decisión política muy fuerte de Néstor Kirchner y Cristina Fernández para apoyar el desarrollo de la industria de la Defensa, después de una etapa oscura que desmanteló Fabricaciones Militares”. Y añadió: “El trabajo de coordinación con el Ministerio de Defensa es inédito, dentro del Plan CAMIL, y abrió un nuevo horizonte en la industria del área”. A su turno, Hugo Albani, subgerente general del INVAP, también subrayó que “a partir de 2003 se dio un gran impulso al desarrollo de tecnologías”. “Desde ese año hasta ahora se incorporaron 700 trabajadores para poder cumplir con los requerimientos del Gobierno Nacional”. Y concluyó: “Hemos crecido en el marco de una política estatal que da prioridad a la industria del país, y se basa en la confianza que el Gobierno ha mostrado hacia las capacidades de los profesionales argentinos”. 
A continuación disertó el presidente de Tandanor, Mario Fadel, quien manifestó que la privatización realizada en esa empresa en la década de los 90 fue una “actitud muy desaprensiva”. El funcionario mencionó entre los emprendimientos del organismo las reparaciones y modernización del Rompehielos “Alte. Irízar”, del buque oceanográfico Houssay, de barcazas petroleras, y el recorrido de media vida del submarino “San Juan”. También, Fadel recordó que este año “el astillero reparó más de 140 buques, y pasó de facturar 5 millones de dólares a 100 millones”. “Atender las necesidades del Estado Argentino -la Armada y Prefectura- con precios razonables fue uno de los objetivos cumplidos”. Y añadió: “Es importante destacar que de los 140 buque reparados, el 80 por ciento corresponde a privados y el 20 restante al Estado”.
Por último, el presidente de FAdeA, Raúl Argañaráz, enfatizó que “estamos reconvirtiendo lo que recibimos prácticamente como un taller en una verdadera fábrica de aviones, y hemos puesto en valor un 25 por ciento más de capacidad de FAdeA desde que se reestatizó”. En relación a la reactivación de la capacidad productiva de esta empresa, su titular resaltó la modernización de los aviones Pampa II y Pucará; y el convenio firmado con EMBRAER para la participación en la fabricación de la aeronave de transporte KC 390, el mayor proyecto de esa empresa brasileña, la tercera más grande a nivel mundial. Al finalizar su exposición, Argañaráz se refirió al acuerdo de cooperación con la empresa china CATIC, para la producción en serie del helicóptero CZ-11, cuyo prototipo arribó a nuestro país “en tiempo récord”. 
Más tarde, los funcionarios e invitados presentes recorrieron las instalaciones de FAdeA orientadas a la fabricación y producción aeronáutica, y se firmaron importantes convenios de cooperación entre esa empresa estatal, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (I.N.T.I) y el INVAP. Acompañaron al ministro los secretarios de Estrategias y Asuntos Militares, Oscar Cuattromo; y de Planeamiento, Mauro Vega; el jefe del Estado Mayor Conjunto de las FFAA, brigadier general Jorge Chevalier; y los jefes del Ejército, teniente general Luis Pozzi; de la Armada, almirante VGM Carlos Paz; y de la Fuerza Aérea, brigadier general Normando Costantino. 
Breve reseña La Fábrica Argentina de Aviones fue inaugurada en 1929, y tuvo su período de esplendor entre los años 1945 y 1955, cuando se llevó adelante el proceso industrialista más importante que recuerde el país. En 1994 FAdeA fue concesionada a la empresa norteamericana Lockheed Martin, y después de 15 años (en 2009), por decisión del Gobierno Nacional, fue recuperada por el Estado y actualmente es una sociedad anónima de capital estatal. Entre los proyectos más destacados que se están llevando a cabo en FAdeA se encuentra la producción del IA-63 Pampa, un avión para misiones de entrenamiento y de ataque ligero; la modernización del IA-58 Pucará, que contará con una nueva motorización; el mantenimiento y modernización de aviones de gran porte como los C-130 Hércules y Fokker F-27 y F-28, entre otros. 

Fuente: Dirección de Comunicación Social