El Golpe Militar que destruyó la Industria Nacional

martes, 31 de marzo de 2009

Yankis Go Home!

Este es un homenaje de todos los argentinos con la musica de nuestro querido Leon Gieco a la Lockeed Martin y a todas las empresas de "Yankilandia" que perjudican el desarrollo industrial de nuestro país.-

Fabrica Militar de Aviones (Wikipedia)

Fábrica Militar de Aviones

La Fábrica Militar de Aviones (FMA) fue inaugurada el 10 de octubre de 1927 y está situada en la provincia de Córdoba, Argentina.

La superficie cubierta de la planta creció desde los 8.340 m² en su origen hasta los 24 ha que tiene en la actualidad.

El 18 de julio de 1928 se da fin a la construcción y comienza los ensayos en pista del primer avión de fabricación nacional: el Avro Gosport 504, un aparato de escuela (licencia inglesa) equipado con un motor Gnome de 100 HP. Tenía una velocidad de 140 km/h y autonomía de vuelo de 2 h.

La fábrica se destaca por producir los primeros aviones a reacción en Latinoamérica: el Pulqui I (1947) y el Pulqui II (1950) bajo la dirección de los ingenieros Emile Dewoitine (francés) y Kurt Tank (alemán).

Estuvo a cargo de la Dirección General de Aeronáutica. Fue privatizada en el gobierno de Carlos Menem y desde 1995 pertenece a LMAASA (Lockheed Martin Aircraft Argentina SA, filial de Lockheed Martin Corporation). Según los términos de la privatización LMAASA lo operará por 25 años, pudiendo ser renovado por dos períodos de 10 años.

El 23 de octubre se firmaron 3 contratos que preveen el traspaso al estado el día 31 de diciembre de 2008[1]

Aviones producidos

Avro 504

Bajo licencia

Desarrollo propio

El Pulqui II fue un desarrollo de la FMA

Fábrica de Aviones de Córdoba

Garré ve “los primeros pasos para una industria regional de la Defensa”.

La ministra de Defensa, Nilda Garré, sostuvo que la recuperación de la Fábrica Aviones de Córdoba servirá para “impulsar el desarrollo de la industria aeronáutica” y para “articular proyectos con otras empresas de la región, como la brasileña Embraer”. La ministra subrayó que la planta cordobesa de aviones “fue una gran fábrica y orgullo del país, ya que se produjeron motos, maquinarias agrícolas, el famoso Rastrojero, y los aviones Pulqui II, Guaraní, Pucará y Pampa”. Y agregó que con esta propuesta “se inicia la recuperación de la industria aeronáutica en la que la Argentina fue pionera tanto para la fabricación de aviones militares como civiles" y se dan así “los primeros pasos para la industria regional de la Defensa”. Garré, además, dijo que cuando la fábrica estaba concesionada por la compañía estadounidense Lockheed Martín, ésta “actuó como verdadero tapón, en el sentido que no se dejó desarrollar la industria aeronáutica”.

Área Material Córdoba

El martes pasado, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner había encabezado el acto de recuperación por parte del Estado Nacional de la fábrica de aviones Área Material Córdoba, concesionada por el gobierno de Carlos Menem –desde 1994– a la empresa norteamericana Lockheed Martin Aircraft Argentina SA. En ese acto, desarrollado en las instalaciones de la Fábrica Argentina de Aviones, la presidenta había sostenido que la transferencia de acciones al Estado permite “recuperar instrumentos estratégicos que tienen que ver con nuestros éxitos más resonantes como país”. En este sentido, la presidenta recordó que allí, entre los años 1945 y 1955, se llevó adelante el más importante proceso industrialista que recuerde el país, “bajo la impronta de un gran argentino como fue el brigadier San Martín”. En honor al mencionado militar, la jefa de Estado propuso que ese espacio de producción industrial aeronáutica pase a denominarse “Brigadier mayor Juan Ignacio San Martín”, por su dedicación y profundo compromiso con el trabajo y el esfuerzo. En torno de las producciones originadas en dicha fábrica -como los Pulqui I y II, el Pucará, el Pampa-, Cristina Fernández se había referido a las mismas como “orgullos nacionales que constituyeron la base de nuestra industria aeronáutica”, y sostuvo que “el compromiso de esta presidenta es lograr que aquí se vuelva a reconstruir la industria, la capacidad tecnológica en materia aeronáutica”. En el marco de este proceso de cambio y transformación encabezado por el gobierno nacional, la presidenta convocó a “recuperar la estrategia que alguna vez se hizo carne en la República Argentina, que permitió colocarnos a la cabeza de la primera industria aeronáutica y la más importante industria metalmecánica de todo el continente”.

Antecedentes

Según un informe del Ministerio de Defensa, para llegar al actual proceso de recuperación por parte del gobierno nacional de la fábrica de aviones Área Material Córdoba (AMC), la cartera conducida por Garré, emprendió las siguientes acciones:

La firma de dos contratos que permitieron mejorar sensiblemente el período de duración de la concesión –originalmente era hasta 2023–, y la forma de pago por servicio y no por horas de trabajo, como se hacía habitualmente. Se acordó la opción de recuperación de la empresa. El Estado nacional quedó en condiciones de comprar las acciones de la concesionaria para asumir así el control de la empresa. La decisión fue adquirir el patrimonio neto de la empresa, lo que resulta de pagar por los materiales y partes propiedad de la Lockheed y, al total de ese valor, restarle las deudas comerciales y fiscales. Otra opción, como una eventual rescisión del contrato hubiera permitido a la empresa reclamar el lucro cesante por las eventuales ganancias a recibir hasta la finalización del contrato original, recurriendo a tribunales internacionales. Se acordó que la Auditoría General de la Nación fuera el organismo encargado, una vez aprobado por el Congreso el proyecto de compra de las acciones, de fijar el monto del patrimonio de la empresa. Podría estimarse que el costo que abonaría el Estado en este caso sería de alrededor de 67 millones de pesos.

Firma de contratos

El 23 de octubre de 2007 la ministra de Defensa, Nilda Garré, firmó tres contratos con la empresa de aviación Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A. que permitieron reformular la concesión que había sido otorgada a esta empresa norteamericana en la ex Área Material Córdoba por decreto “S” 2221/94. Además, la firma de estos contratos habilitó al Gobierno Nacional para recuperar en el curso del año siguiente las instalaciones y equipos. En esa oportunidad se acordó con la empresa Lockheed Argentina dos contratos con vigencia desde el 1° de diciembre de 2007 hasta 31 de diciembre de 2009: uno de prestación de servicios aeronáuticos, y otro de prestación de servicios de fabricación aeronáutica (aviones Pampa) en ambos casos para la Fuerza Aérea Argentina. El Contrato de Prestación de Servicios Aeronáutico para la Fuerza Aérea Argentina tiene por objeto la prestación de los servicios de ingeniería, mantenimiento, reparación, modernización, estandarización, fabricación de partes y otros servicios aeronáuticos relacionados para las aeronaves, motores y componentes de la Fuerza Aérea Argentina, incluyendo la adquisición de materiales necesarios para los servicios mencionados. Los servicios contratados representan 1.172.261 horas de operación y un presupuesto de 49.924.486 millones de dólares para materiales. El Contrato de Prestación de Servicios de Fabricación Aeronáutica tiene como propósito el mantenimiento de las capacidades de fabricación de la ex Área Material Córdoba mediante la prestación de los servicios de fabricación de diez estructuras de la aeronave IA-63 PAMPA y el diseño e implementación del proyecto de re-motorización de la mencionada aeronave. El director de Lockheed Argentina había expresado en su momento que la construcción del acuerdo fue “una dura tarea” y contiene “cláusulas exigentes”. En los nuevos textos se especifica que se pagará por servicios y no ya por horas de trabajo como figuraba en el contrato anterior.

Contrato de transición

Conjuntamente con estas firmas, el Ministerio suscribió un Contrato de Transición entre la Republica Argentina, Lockheed Martin Aircraft Argentina SA, Lockheed Martin Aeronautics Service International, que podía ser aplicado en el caso que LMAASA y/o el Ministerio decidieran no formalizar una nueva relación contractual y comunicaran esta decisión antes del 31 de diciembre de 2008. El acuerdo establecía los términos y condiciones de la transferencia del paquete accionario de Lockheed Martin Aircraft Argentina SA en su calidad de concesionaria del Contrato de Concesión del Área Material Córdoba al Ministerio de Defensa concedente de dicho contrato. Esta cláusula de conclusión del contrato dejó abierto al gobierno argentino la posibilidad de establecer nuevas relaciones de asociación industrial y comercial. En todos los casos, los 1.050 trabajadores de la empresa conservarán sus puestos de trabajo, salarios y condiciones laborales.

domingo, 29 de marzo de 2009

La FMA es de Interés Nacional

Experto militar respalda recuperacion de industria aeronautica

Córdoba, 17 de marzo (Télam).- El brigadier Jorge Díscoli, experto en industria aeronáutica de la Fuerza Aérea, afirmó hoy que el retorno al Estado de la ex Fábrica Militar de Aviones de Córdoba es de interés nacional para recuperar la actividad.

"Es de interés estrictamente nacional porque se trata de nuestra industria aeronáutica y aquí están todavía las raíces y los vestigios de la industria aeronáutica que supimos tener y que aspiramos a recuperar", dijo Díscoli a Télam tras el acto que encabezó en Córdoba la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El militar, formado también como ingeniero, destacó además las capacidades de mantenimiento de la planta gestionada desde los años '90 por la filial local de la estadounidense Lockheed, "porque aquí se intervienen una gran cantidad de aeronaves de la Fuerza Aérea y componentes y motores de casi todas las demás".

"En otras palabras, mantener y desarrollar estas capacidades es vital para nosotros, desde el punto de vista del soporte logístico, para mantener en vuelo a nuestras aeronaves", explicó.

IA-58 Pucará

Sobre las conversaciones para asociar la fábrica argentina de aviones, cuando vuelva a la gestión estatal, con la brasileña Embraer y la chilena Enaer, entre otras compañías de la región, Díscoli la consideró "sumamente positiva en dos campos".

"Uno, obviamente, es el de las inversiones, porque la industria aeronáutica requiere importantes inversiones que hoy en día exceden a un país por sí solo y requieren asociaciones", sostuvo.

En el mismo sentido, aludió al aspecto tecnológico y señaló que, "lamentablemente, nosotros nos hemos desactualizado a través del tiempo y por lo tanto, asociarse con quienes han mantenido un buen nivel, es necesario y hasta imprescindible".

El especialista estimó "más factible cooperar sobre proyectos futuros que sobre productos ya existentes, que representan una experiencia capitalizada por esos países".

"Por eso es más fácil integrarse sobre proyectos futuros, en los que cada uno puede hacer su pequeño o gran aporte de la experiencia adquirida y que pueda todavía conservar, sumar esfuerzos y lograr una sinergia que permita un desarrollo sólido de la industria aeronáutica regional", opinó.

Díscoli subrayó que "la Fuerza Aérea tiene muy claro que la industria aeronáutica no es ya una exclusividad propia, como pudo haber sido en el pasado, sino que es sin duda un proyecto y una política del Estado nacional".

AT-63 Pampa II

"La Fuerza Aérea acompaña esta política estatal como una parte interesada y eventual receptora de lo que se pueda desarrollar", dijo el experto militar y deseó "que este nuevo paso que se da, en procura de nuevas capacidades, sea productivo, ya que es imprescindible para nosotros que así sea". (Télam).-

edy-rc-mag

Telam.com.ar

sábado, 28 de marzo de 2009

Proyecto Petrel S.A,

Quieren refundar la industria aeronáutica argentina

Un grupo de alumnos y docentes del ITBA patentaron un avión ultraliviano que pretende empezar a fabricar en serie en el país; necesitan una inversión de US$ 1,5 millón; ya hay interesados en financiar la fábrica

Verónica Dema
Fuente:lanacion.com
vdema@lanacion.com.ar

El ingeniero aeronáutico Ernesto Acerbo dice que va a pilotear el avión más seguro del mundo, el único en su tipo fabricado en la Argentina. El es su creador, junto a un grupo de alumnos de Ingeniería del Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA).

Se acomoda en uno de los asientos del ultraliviano Petrel 912 I e invita a lanacion.com a sumarse al viaje. El avión recorre varios metros en la pista de césped en el aeródromo de General Rodríguez y minutos después despega. A los 200 metros de altura hace acrobacias y juega en el cielo durante 15 minutos que parecen cinco, como si arriba el tiempo se escapara más rápido.

Petrel:volar en un avión made in argentina

Ernesto es el director de este proyecto que nació como un desafío académico y que, después de encontrar su sponsor, se convirtió en una promesa para la industria aeronáutica nacional.

Ya en tierra firme, el empresario Eduardo Frías, director de Proyecto Petrel S.A, que financió el proyecto, explica que este avión cuesta unos 80.000 dólares, varios miles menos que en EE.UU, dice, y promete que este será el primero de una serie que empezará a fabricarse en el país. "Para fabricar 15 aviones por año eso se necesita un millón y medio de dólares. En eso estamos pensando y ya tenemos inversores interesados en sumarse", dice.

A su lado, Fausto López, presidente de Proyecto Petrel, también se muestra optimista. "Demanda de estos aviones hay, no sólo de la Argentina sino del exterior", dice. Y se explaya en los motivos de la desaparición de las fábricas de aviones.

Cecilia Smoglie, directora del Departamento de Ingeniería Mecánica e Ingeniería Naval de ITBA, se entusiasma: "Estamos refundando la aeronáutica nacional".

A Roberto Bunge, uno de los 350 alumnos de Ingeniería Mecánica de ITBA que participó de la fabricación, le parece mentira estar pensando en estudiar una especialización en aviones. Ahora lo va a hacer. Sabe que hay mucho trabajo por delante.

jueves, 26 de marzo de 2009

Recuperar lo nuestro...

EL GOBIERNO NACIONAL RECUPERA LA FÁBRICA DE AVIONES DE CÓRDOBA

foto La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó hoy el acto en el que se anunció la recuperación por parte del Estado Nacional de la fábrica de aviones Área Material Córdoba, concesionada desde 1994 a la empresa norteamericana Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A.

En el acto desarrollado en las instalaciones de la fábrica argentina de aviones, la presidenta sostuvo que esta transferencia de acciones al Estado permite “recuperar instrumentos estratégicos que tienen que ver con nuestros éxitos más resonantes como país”. En este sentido, la presidenta recordó que en esta fábrica militar de aviones, durante los años 1945 a 1955, se llevó adelante el más importante proceso industrialista que recuerde nuestro país, “bajo la impronta de un gran argentino como fue el brigadier San Martín”.

En honor al mismo, la jefa de Estado propuso que ese espacio de producción industrial aeronáutica pase a denominarse “brigadier mayor Juan Ignacio San Martín”, por su dedicación y profundo compromiso con el trabajo y el esfuerzo.

La Presidenta asistió acompañada por la ministra de Defensa, Nilda Garré; de Planificación, Julio De Vido; de Ciencia y Tecnología, Luis Baraño; por el secretario de Transporte, Ricardo Jaime; el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti; y el intendente de esa ciudad, Daniel Giacomino.

Por su parte, la ministra Garré afirmó que con esta propuesta “se inicia la recuperación de la industria aeronáutica en la que la Argentina fue pionera tanto para la fabricación de aviones militares como civiles” y se dan así “los primeros pasos para la industria regional de la Defensa”.

También estuvieron presentes el jefe del Estado Mayor Conjunto de las FFAA, brigadier general, Jorge Chevalier; y los jefes del Ejército, general de división, Luis Pozzi; de la Armada, almirante Jorge Godoy; y de la Fuerza Aérea, brigadier general Normando Costantino.

En relación a las producciones originadas en dicha fábrica -como los Pulqui I y II, el Pucará, el Pampa-, Cristina Fernández se refirió a las mismas como “orgullos nacionales que constituyeron la base de nuestra industria aeronáutica”, y sostuvo que “el compromiso de esta presidenta es lograr que aquí se vuelva a reconstruir la industria, la capacidad tecnológica en materia aeronáutica”.

IA-63 Pampa

IA-58 Pucará

IAe-27 Pulqui I

Con respecto al actual contexto internacional, la mandataria señaló que “puede significar para nuestro país una oportunidad”, y que habría que “iniciar también una nueva sustitución de importaciones en todas aquellas áreas que tengamos competitividad”. En este sentido, destacó las amplias capacidades con las que cuenta la industria aeronáutica, tanto a nivel operativo, de diseño y producción, como de sus trabajadores altamente calificados.

En el marco de este proceso de cambio y transformación encabezado por el Gobierno Nacional, la presidenta convocó a “recuperar la estrategia que alguna vez se hizo carne en la República Argentina, que permitió colocarnos a la cabeza de la primera industria aeronáutica y la más importante industria metalmecánica de todo el continente”.


ANTECEDENTES

Para llegar al actual proceso de recuperación por parte del Gobierno Nacional, encabezado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de la fábrica de aviones Área Material Córdoba (AMC), concesionada desde 1994 a la empresa norteamericana Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A., la cartera conducida por la ministra la ministra de Defensa, Nilda Garré, emprendió las siguientes acciones.

Entre ellas, se destaca la firma de dos contratos que permitió mejorar sensiblemente el período de duración de la concesión (que originalmente era hasta el año 2023), y la forma de pago por servicio y no por horas de trabajo como se venía haciendo habitualmente.

También se acordó la opción de recuperación de la empresa. El Estado Nacional quedó en condiciones de comprar las acciones de la concesionaria para asumir así en control de la empresa. La decisión fue adquirir el patrimonio neto de la empresa, lo que resulta de pagar por los materiales y partes propiedad de la Lockheed y, al total de ese valor, restarle las deudas comerciales y fiscales. Otra opción, como una eventual rescisión del contrato hubiera permitido a la empresa reclamar el lucro cesante por las eventuales ganancias a recibir hasta la finalización del contrato original, recurriendo a tribunales internacionales. En cambio, se acordó que la Auditoría General de la Nación fuera el organismo encargado, una vez aprobado por el Congreso el proyecto de compra de las acciones, de fijar el monto del patrimonio de la empresa. Podría estimarse que el costo que abonaría el Estado en este caso sería de alrededor de 67 millones de pesos.
FIRMA DE CONTRATOS

El 23 de octubre de 2007 la ministra de Defensa, Nilda Garré, firmó tres contratos con la empresa de aviación Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A. que permitieron reformular la concesión que había sido otorgada a esta empresa norteamericana en la ex Área Material Córdoba por decreto “S” 2221/94. Además, la firma de estos contratos habilitó al Gobierno Nacional para recuperar en el curso del año siguiente las instalaciones y equipos.

En esa oportunidad se acordó con la empresa Lockheed Argentina dos contratos con vigencia desde el 1° de diciembre de 2007 hasta 31 de diciembre de 2009: uno de prestación de servicios aeronáuticos, y otro de prestación de servicios de fabricación aeronáutica (aviones Pampa) en ambos casos para la Fuerza Aérea Argentina.

El Contrato de Prestación de Servicios Aeronáuticos para la Fuerza Aérea Argentina (contrato 05) tiene por objeto la prestación de los servicios de ingeniería, mantenimiento, reparación, modernización, estandarización, fabricación de partes y otros servicios aeronáuticos relacionados para las aeronaves, motores y componentes de la Fuerza Aérea Argentina, incluyendo la adquisición de materiales necesarios para los servicios mencionados. Los servicios contratados representan 1.172.261 horas de operación y un presupuesto de u$s 49.924.486 para materiales.

El Contrato de Prestación de Servicios de Fabricación Aeronáutica (contrato 06) tiene como propósito el mantenimiento de las capacidades de fabricación de la ex Área Material Córdoba mediante la prestación de los servicios de fabricación de diez estructuras de la aeronave IA-63 PAMPA y el diseño e implementación del proyecto de re-motorización de la mencionada aeronave.

AT-63 Pampa II
en primer plano, atrás
2 Pucarás Delta

El director de Lockheed Argentina había expresado en su momento que la construcción del acuerdo fue “una dura tarea” y contiene “cláusulas exigentes”. En los nuevos textos se especifica que se pagará por servicios y no ya por horas de trabajo como figuraba en el contrato anterior.


CONTRATO DE TRANSICION

Conjuntamente con estas firmas, el Ministerio suscribió un Contrato de Transición entre la Republica Argentina, Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A., Lockheed Martin Aeronautics Service International (contrato 07), que podía ser aplicado en el caso que LMAASA y/o el Ministerio decidieran no formalizar una nueva relación contractual y comunicaran esta decisión antes del 31 de diciembre de 2008. El Acuerdo establecía los términos y condiciones de la transferencia del paquete accionario de Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A. en su calidad de concesionaria del Contrato de Concesión del Área Material Córdoba al Ministerio de Defensa concedente de dicho contrato.

Esta cláusula de conclusión del contrato dejó abierto al Gobierno argentino la posibilidad de establecer nuevas relaciones de asociación industrial y comercial.

EMPLEO SEGURO PARA LOS TRABAJADORES

En todos los casos, los 1.050 trabajadores de la empresa conservarán sus puestos de trabajo, salarios y condiciones laborales.


Buenos Aires, Marzo de 2009


PRENSA:
Azopardo 250, piso 13 - Capital Federal - República Argentina
E-mail: prensa@mindef.gov.ar

martes, 24 de marzo de 2009

DÍA DE LA MEMORIA

24 de Marzo - Dia de La Memoria

EL PAISDEMANDAN A LOS BANCOS QUE FINANCIARON LA DICTADURA

Financistas del Terror

Hijos de detenidos-desaparecidos en La Plata demandarán a los bancos que financiaron la dictadura, cuya maquinaria de muerte se hubiera detenido sin esa ayuda. Los bancos contaban con precisa información sobre lo que ocurría, por lo que debieron imaginarse el dolo eventual que causarían.

Por Horacio Verbitsky

Leandro Manuel Ibáñez y María Elena Perdighe presentarán un reclamo judicial contra los bancos extranjeros que financiaron a la dictadura militar que secuestró e hizo desaparecer a sus padres, en 1976 y 1977 en la ciudad de La Plata. Un estudio porteño de abogados, con apoyo de expertos de la Universidad de Nueva York, invocará normas y antecedentes internacionales y norteamericanos, como la jurisprudencia del Tribunal de Nuremberg, que condenó a empresarios alemanes que vendieron el gas letal usado en el campo de concentración de Auschwitz, emplearon mano de obra esclava y donaron dinero a las SS, y la Convención contra el Genocidio, que contempla sanciones no sólo a los perpetradores sino también a sus cómplices. “Quiero saber quién le daba plata a la Junta Militar que gobernaba un país quebrado pero podía pagarle el sueldo a los asesinos de mi padres y comprar las máquinas para torturarlos”, explica María Elena Perdighe, de asombroso parecido con su madre, según afirman quienes la conocieron.

Complicidad corporativa

Según el tribunal de Nuremberg el responsable de un plan criminal necesita para ejecutarlo “la cooperación de políticos, militares, diplomáticos y empresarios. No puede considerárselos inocentes si sabían lo que estaban haciendo”. Los bancos que otorgaron créditos a la dictadura argentina deberían reparar los daños personales sufridos dada su “responsabilidad por complicidad corporativa”.

Una fuente valiosa de información sobre el tema fue una investigación académica en curso de la directora del Programa de Derechos Humanos y Justicia Global de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, Veerle Opgenhaffen, y del jurista argentino Juan Pablo Bohoslavsky, Hauser Fellow de la misma universidad, donde será presentada el 14 de abril.

El estudio consigna que en 1976 la deuda pública externa de la Argentina era de 6.648 millones de dólares y en 1983 llegó a 31.709 millones. Las dos terceras partes (20.658,7 millones) correspondían a créditos bancarios, sin contar otros 5.441 millones en bonos, que presumiblemente también estaban en poder de los bancos. A mediados de la década de 1970 los bancos internacionales habían acumulado una enorme masa de petrodólares y presionaron a países de dudosa capacidad económica para que tomaran créditos, que en muchos casos usaron para reprimir a sus pueblos, como en el caso argentino.

La caída de la demanda interna y de la actividad industrial provocados por la política de la dictadura militar hizo que el nivel de actividad de 1982 fuera 1,3 por ciento menor que en 1975. Entre 1976 y 1980 el déficit fiscal fue del 7,4 por ciento del PIB y entre 1981 y 1983 del 14,6 por ciento. Con el enfoque monetarista de aquellos años y la tablita de Martínez de Hoz, los ingresos públicos fueron menores que los gastos, como se ve en el cuadro, expresado en millones de dólares:



Ingresos Gastos
1975 4.587.700 7.418.788
1976 8.242.294 11.682.397
1977 16.400.397 18.731.123
1978 23.872.867 28.081.505
1979 35.570.706 42.942.564
1980 54.912.860 67.260.035
1981 31.288.550 43.947.663
1982 13.361.217 19.666.174


Sin embargo, el presupuesto militar creció a más del doble entre 1975 y 1983, tanto en términos absolutos (de 1278 a 2500 millones de dólares), como en porcentaje del Producto Interno Bruto (de 2,04 a 4,39 por ciento). Cuando los bancos exigieron el repago, comenzaron la crisis de la deuda y una fuerte recesión, que a su vez precipitó la transición democrática. El trabajo de los académicos reproduce una afirmación del Congreso estadounidense al analizar el rol del banco Riggs en relación con la dictadura chilena de Pinochet: “El financiamiento es la clave del terrorismo, la corrupción y otros actos delictivos”. Como reconocieron dirigentes blancos sudafricanos que durante décadas resistieron el boicot comercial: la clave es el financiamiento externo, sin el cual el aparato estatal se hubiera paralizado, incluyendo la represión.

Dolo eventual

Los artículos publicados en la prensa internacional, los informes públicos del gobierno de Estados Unidos y de los organismos de derechos humanos no dejaban dudas sobre la gravedad de la situación en la Argentina dictatorial, por lo cual los bancos no pueden alegar ignorancia acerca de los crímenes de lesa humanidad que contribuían a financiar.

Lo más significativo fue la negativa del gobierno del presidente norteamericano James Carter a suministrar ayuda militar y financiera a la Argentina, debido a las violaciones a los derechos humanos y a las normas fundamentales del Derecho Internacional y su voto en contra de los créditos multilaterales solicitados por la dictadura al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo.

En marzo de 1977 el gobierno explicó esta política en el Congreso: Estados Unidos debía usar su voz y su voto en todos los bancos de desarrollo de los que formaba parte para defender los derechos humanos, dijo la subsecretaria de derechos humanos, Patricia Derian. Como consecuencia, en 1978 también la Overseas Private Investment Corporation (OPIC), decidió no asegurar a empresas que quisieran invertir en la Argentina, debido a las serias violaciones a los derechos humanos. La Comisión Sudafricana de Verdad y Reconciliación no incluyó a las empresas privadas que sostuvieron al criminal régimen del apartheid. Pero hay casos recientes tramitados en tribunales de los Estados Unidos que desarrollan ese concepto de la responsabilidad corporativa.

Esos procesos fueron presentados contra:

- La empresa bananera Chiquita, que contrató paramilitares colombianos para limpiar de sindicalistas sus plantaciones; bancos y empresas de distintos países que ayudaron a la Alemania nazi a prolongar la guerra por lo menos un año más, no devolvieron los depósitos a las víctimas o usaron mano de obra esclava;

- El banco Paris Paribas por haber entregado fondos al régimen de Saddam Hussein en violación del programa de Naciones Unidas Petróleo por Alimentos;

- Yahoo, por entregar información y archivos al gobierno chino que le permitieron identificar y torturar a un activista por los derechos humanos;

- Nestlé, por comprar cacao a plantaciones que usan mano de obra infantil;

- Unocal, por participar en el tendido de un oleoducto y contratar a fuerzas de seguridad responsables de trabajo forzoso, asesinatos y violaciones en Burma;

- El banco Barclays y otras compañías multinacionales que proveyeron de créditos, transporte y otros servicios esenciales para la implementación del apartheid en Sudáfrica.

Un precedente

Los mecanismos de justicia transicional tardaron en tomar en cuenta los factores económicos que permiten a un régimen reprimir a su población, como se aprecia en el “limitado alcance del informe de la CONADEP y en los mandatos de casi todas las comisiones de la verdad posteriores. El hecho de que en este momento se desenvuelvan juicios por aquellos crímenes ofrece una oportunidad única para que la Argentina establezca un precedente, demostrando la necesidad de considerar las complicidades civiles para determinar la verdad sobre el funcionamiento de un régimen determinado”, dice el trabajo de Opgenhaffen y Bohoslavsky. En la Argentina se compensaron los indultos de 1989 y 1990 con el dictado de varias leyes que establecieron el pago de reparaciones a las víctimas del terrorismo de Estado y sus herederos, por un monto de unos 225.000 dólares por caso. Otro trabajo académico, realizado en 2005 por Christina Marie Wilson en la Facultad de Derecho de la Universidad Jesuita Fordham, también de Nueva York, analiza el destino de esas reparaciones en el caos económico que vivió la Argentina. El pago prometido se demoró y en 1997 se dispuso por decreto que las indemnizaciones se cancelaran con Bonos de Consolidación de Deuda Pública. En 2002 se pesificó su importe. Los bonos que se emitieron a cambio entraron en el proceso de renegociación de la deuda externa, en el que como los demás bonos sufrieron una quita de dos tercios de su valor. El trato que recibieron fue el mismo que el de los demás tenedores de bonos argentinos, pese a que en este caso no se trataba de inversores que corrieron un riesgo, sino de víctimas de la dictadura que recibieron esos bonos porque el Estado no pudo o no quiso pagarles en efectivo. Pero estas reparaciones, cuya devaluación el Estado explicó por sus dificultades económicas, no obstan para el reclamo a los bancos, que no tienen las limitaciones del Estado. Según Opgenhaffen y Bohoslavsky se trata de obtener “respuestas más completas en términos de enjuiciamientos, reparaciones y otros mecanismos de responsabilidad”, lo cual actuaría como disuasivo para el comportamiento empresarial en el futuro. También “combatiría la noción de que apenas fue la experiencia de un puñado de generales que desarrollaron solos una campaña asesina y plantearía importantes preguntas acerca del papel que jugaron los actores financieros privados para ayudar y prolongar la dictadura”.

Los secuestros

Por Horacio Verbitsky

Victorio Perdighe, estudiante de derecho y militante en la Juventud Peronista fue detenido-desaparecido el 16 de diciembre de 1976 en La Plata y visto en el campo de concentración “La Cacha”. Su esposa, Graciela “Chela” Sagües fue secuestrada en la misma ciudad el 22 de enero de 1977 mientras caminaba por la calle y fue vista en la comisaría 5ª de La Plata, en el Pozo de Arana, en la Brigada de Investigaciones y el Pozo de Banfield. Victorio fue asesinado durante un falso enfrentamiento y de Graciela no se supo más. Tenían una nena, María Elena. Roberto Aníbal Ibáñez, estudiante de medicina y militante de la Juventud Peronista, de 24 años, fue secuestrado por personal de seguridad que ocupaba dos autos marca Torino, la tarde del 25 de enero de 1977, mientras conducía su moto en el centro de La Plata. El mismo día fue visto en los centros clandestinos “Pozo de Arana” y Comisaría 5a. Estaba casado con Silvia Beatriz Albores y tenían un bebé, Leandro Manuel, de tres meses. Silvia, de 22 años y también estudiante de medicina fue secuestrada pocos meses después, del domicilio de sus padres en La Plata. Nunca volvió a saberse de ellos.


Los bancos

Por Horacio Verbitsky

En 2000, el fallo del juez federal José Luis Ballesteros en la causa iniciada por Alejandro Olmos sobre la deuda externa mencionó en su foja 73 entre los prestamistas de YPF (que era la vía de entrada que empleó la dictadura para disimular que así se costeaba el Estado Terrorista) al Bank of America, Republic Bank of Dallas, Unión de Bancos Arabes y Franceses, Banco de la Sociedad Financiera Europea, D.G. Bank, Banco Europeo de Crédito, Unión de Bancos Suizos, Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), Citibank, Banco de Boston, Chase Manufactures, Lloyds Bank, Wells Fargo, Marine Midland, Banco di Roma, Citicorp y Banco Nación.

Pero la demanda pide que sea el Banco Central el que informe quiénes fueron los financistas de la dictadura y no contempla los créditos a privados, ya que se refiere sólo a los préstamos que permitieron funcionar a la maquinaria estatal de la muerte.

Fuente: Página/12

lunes, 23 de marzo de 2009

Consejo de Defensa Sudamericano

EL PAISSE CREA EL CONSEJO DE DEFENSA SURAMERICANO EN EL MARCO DE UNASUR

Escudo por la paz regional

Los ministros de Defensa de los doce países que integran Unasur sesionarán en plenario hoy en Chile para conformar un consejo regional. La iniciativa propuesta por Brasil se originó tras el ataque de Colombia a territorio de Ecuador para combatir a las FARC.

El Consejo de Defensa Suramericano (CDS) será creado oficialmente hoy “no como una fuerza militar regional” sino para fortalecer la confianza mutua y consolidar una zona de paz, por iniciativa de Brasil tras el conflicto generado hace un año por el ataque colombiano a las FARC en territorio de Ecuador. La ministra de Defensa, Nilda Garré, se reunió ayer con sus pares de Chile, José Goñi, y de Uruguay, José Bayardi, en el marco de la primera reunión del CDS que culminará hoy en la capital chilena.

Representantes de los doce países que integran la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) darán nacimiento a este consejo que “no pretende crear una fuerza militar que opere internacionalmente” al estilo de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), afirmó el presidente pro témpore del organismo, el titular de Defensa chileno, José Goñi. El CDS, que adoptará sus decisiones por consenso, también permitirá “mejorar la comunicación y trabajar en el proceso de creación de confianza entre los países”, agregó el ministro.

Por su parte, la viceministra de Defensa de Ecuador, Lourdes Rodríguez, sostuvo que la creación del CDS constituye un “momento histórico” porque permite formar “un espacio de paz” en la región. “Creemos que un mecanismo de cooperación como éste contribuirá a que América latina sea una zona de paz”, manifestó Rodríguez en relación con la capacidad del nuevo organismo para evitar conflictos como el surgido hace un año a raíz de la incursión militar colombiana en la frontera norte de Ecuador. Esta acción, en la que murieron 26 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) –entre ellos el número dos de esa organización, Raúl Reyes– fue la que motivó que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, propusiera en mayo pasado la creación de este consejo. Sobre las relaciones de Colombia con Ecuador y Venezuela, que se vieron seriamente afectadas a raíz del bombardeo al campamento de las FARC, la viceministra comentó que “éste es un momento en que hay un proceso histórico en América latina, con un nuevo aire de soberanía, de dignidad”.

El cónclave reunido en Santiago de Chile también debe definir un plan de acción que establece el intercambio de políticas de defensa hasta el 2012, la homologación de los métodos para medir los gastos de defensa, el fortalecimiento de la capacidad de producción de la industria militar de la región y la coordinación de misiones de paz y acciones humanitarias.

En tanto, el viceministro de Defensa de Perú, José Bellina, afirmó que su gobierno no está obligado a informarle a Chile las renovaciones de armamentos que realiza porque no existe un tratado que lo exija. El clima de tensión entre ambos países se acentuó en enero del año pasado, cuando Perú demandó a Chile ante la Corte de La Haya por la redefinición de los límites marítimos.

Garré tendrá reuniones bilaterales con sus pares de Paraguay, Bolivia y Ecuador. Dentro del plenario, la Argentina presentará la iniciativa para formar el Consejo Suramericano de Estudios Estratégicos de Defensa (Cseed). Garré También mantuvo conversaciones con sus pares de Chile, José Goñi, y de Uruguay, José Bayardi. Con Bayardi trabajó sobre el borrador de un Convenio de Cooperación en materia de defensa entre ambos países, que incluye aspectos estratégicos, acciones de cooperación tecnológica y aspectos relativos al tráfico aéreo regular.

Fuente: Página/12





Fuente: http://www.rtu.com.ec/

viernes, 20 de marzo de 2009

La Estatización más esperda...

EL PAIS LA PRESIDENTA ANUNCIO LA ESTATIZACION DE LA FABRICA DE AVIONES DE CORDOBA

Con la idea de levantar vuelo...

En un inmenso hangar de la ex Area Material Córdoba, concesionada a la empresa estadounidense Lockheed, Cristina Fernández de Kirchner anunció el envío al Congreso del proyecto para estatizar la fábrica y recuperar el perfil industrialista del país.

Hangar de la Ex Area Material Córdoba

“Hubo un plan y una estrategia que fue desmontar prolijamente todos los instrumentos de autonomía y soberanía que implican la tecnología, la innovación y el trabajo para convertirnos sólo en un país de servicios”, recordó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al anunciar el envío al Congreso del proyecto de ley para estatizar la fábrica de aviones que llegó a su esplendor con la producción del Pulqui I, II, el Pucará y el Pampa y consumó su decadencia en los ’90, al ser concesionada a la estadounidense Lockheed. “No me voy a amilanar como nunca lo hice, al contrario, cuanto más piedras algunos quieran poner en el camino para torcer esa voluntad, más fuerza me van a dar” dijo y equiparó el proyecto con la estatización de Aerolíneas y de la jubilación privada”. Mientras tanto, en el inmenso hangar de la ex Area Material Córdoba, los trabajadores aeronáuticos hacían sonar, otra vez, una molesta corneta para subrayar el apoyo a la iniciativa.

En base a una negociación realizada por la ministra de Defensa, Nilda Garré, con la empresa estadounidense se acordó que el Estado argentino compre las acciones por un valor que, según estimó la Auditoría General de la Nación, asciende a unos 67 millones de pesos. En el oficialismo confían en que el Congreso le dé luz verde a la propuesta. “No es una nacionalización chavista ni una conflictiva como la de Aerolíneas Argentinas”, parangonó un funcionario para mostrar que en este caso hay consenso con el objetivo de desandar el camino de la privatización.

La Ministra Nilda Garré
junto a la Presidenta
Cristina Fernández de Kirchner

La Presidenta destacó que se pretende recuperar la producción y actividad de la planta cordobesa: “Esta fenomenal crisis internacional puede significar una oportunidad para iniciar una nueva sustitución de importaciones en áreas que tengamos ventajas”. Remarcó que su intención es que el mantenimiento pesado de los aviones de Aerolíneas Argentinas se realice en la planta cordobesa y que los pilotos de la línea de bandera se capaciten con simuladores de vuelo allí y no en el exterior como ocurre actualmente.

La ex Area Material Córdoba fue creada en 1927 y entre el ’45 y el ’55 lideró el mayor proceso industrialista del país “bajo la impronta de un gran argentino como fue el brigadier San Martín”, dijo la Presidenta. Durante ese período se fabricó el Rastrojero, la moto Puma y el avión Pulqui. Durante la dictadura, en los ’80, se cerró la parte de la producción automotriz. En 1994, el gobierno de Carlos Menem la concesionó a la empresa Lockheed sólo para ocuparse del mantenimiento de aviones militares. En 2004, se reanudó la producción de aviones Pampa.

El proyecto oficial tiene por objetivo asociarse con la brasileña Embraer y con la chilena Enaer. El intercambio con los brasileños en una primera etapa prevé el aporte de piezas para avanzar luego hacia la construcción conjunta de aviones comerciales. En el caso de Chile se desarrollaron convenios para fabricar aeronaves de entrenamiento básico.

La nueva fábrica que llevará el nombre de Brigadier San Martín aspira a recuperar el lugar de “motor” de la industria metalmecánica cordobesa promoviendo el trabajo de las pequeñas y medianas empresas.

La Presidenta subrayó que durante el mayor despliegue del Area material Córdoba, la Argentina era “un país con presente y con futuro, que generaba trabajo, tecnología e innovación, que son los instrumentos que desarrollan la economía de un país y que generan el progreso de una sociedad, su movilidad ascendente, que permite que los hijos de los trabajadores lleguen a la universidad” y señaló que “tenemos que volver a articular todos los pedazos que, como piezas de un rompecabezas, fueron desarmados para, en definitiva, desarmar el potencial y la capacidad de nuestro país”.

Aun con el acotamiento de tareas que supuso la concesión a la Lockheed, la empresa ocupa a 1100 trabajadores. La privatización se consumó en el marco de un proceso de desguace del Estado que, en el área de Defensa, hizo eje en los proyectos que suponían mayor autonomía científico-tecnológica. Por esos años, siguiendo el mandato de las relaciones carnales con los Estados Unidos, se produjo el desmantelamiento del proyecto del misil Cóndor. Prescindiendo de cualquier proyecto bélico, la reactivación de la empresa aeronáutica apuesta a la recuperación de recursos humanos formados, a la ampliación de fuentes de trabajo y a la instalación de un nicho de exportación con alto valor agregado.

Fuente: Página/12

AT-63 Pampa II

AT-63 Pampa Lockheed Martin Aircraft Argentina

miércoles, 18 de marzo de 2009

martes, 17 de marzo de 2009

domingo, 15 de marzo de 2009

FAA - FAB

GARRÉ RECIBIÓ AL JEFE DE LA FUERZA AÉREA DE BRASIL AL FIRMARSE CONVENIO DE INTERCAMBIO DE REPUESTOS

foto La ministra de Defensa, Nilda Garré, recibió hoy al teniente brigadier del aire Juniti Saito, comandante de la Aeronáutica del Brasil, quien visita la Argentina para firmar un acuerdo con la Fuerza Aérea de nuestro país a fin de intercambiar repuestos aéreos. Esta es la primera ocasión en que ambos países suscriben un acuerdo de estas características, en ese contexto Garré subrayó la “sociedad estratégica” de Brasil y Argentina.

Brasil entregará a la Argentina repuestos del sistema Mirage que ese país ha discontinuado y, a su vez, la Argentina retribuirá con similares del Boeing. Ambos países realizarán ahorros de divisas y fortalecerán sus vínculos de cooperación.

Los dos países realizan ejercicios aéreos, y también operaciones con efectivos del Ejército y de la Armada. Es de recordar que ambos ejércitos desarrollan el proyecto Gaucho-Gaúcho, un vehículo de transporte liviano de amplio operatividad en terrenos difíciles.

Garré subrayó la necesidad de “incrementar la independencia y la autonomía en la región” y juzgó que “si acordamos en Defensa, potenciamos las capacidades militares”.

FMA

El brigadier Saito, máximo jefe de la fuerza aérea militar del país hermano, explicó, por su parte, que “no compramos ningún sistema de armas que no disponga de transferencia de tecnología en Embraer”.

La empresa Embraer, ahora privada, fue fundada y gestionada durante muchos años por la Fuerza Aérea de Brasil y constituye hoy una de los más importantes fabricantes de equipos aéreos.
El Ministerio de Defensa está realizando gestiones con Embraer para asociarla en los nuevos emprendimientos que se preveen desarrollará el Área de Material Córdoba luego de su transferencia de la gestión de la Lockheed.

Buenos Aires, 12 de marzo de 2009

PRENSA:
Azopardo 250, piso 13 - Capital Federal - República Argentina
E-mail: prensa@mindef.gov.ar

Defensa

GARRÉ EXALTÓ LA IDENTIDAD SUDAMERICANA EN DEFENSA

foto La ministra de Defensa, Nilda Garré, manifestó su satisfacción por la ratificación de Sudamérica como una “zona de paz”, a la vez que destacó “la identidad suramericana en Defensa”, al participar hoy de la clausura de la primera reunión del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), realizado en la ciudad de Santiago de Chile.

Los 12 ministros participantes, además de impulsar la creación del CDS, acordaron el “Plan de Acción” para el 2009 y suscribieron el documento final; un conjunto de iniciativas que los funcionarios de Defensa se comprometen a llevar adelante con el fin de construir una zona de paz y cooperación.

La reunión finalizó con una declaración de los ministros en la que se ratificó “la inviolabilidad” de los territorios de los Estados integrantes ante cualquier circunstancia. Se decidió establecer un mecanismo de comunicación que permita asesorar en forma inmediata a los mandatarios de los países integrantes del CDS en situaciones de gravedad.

El Consejo de Defensa Suramericano (CDS), creado en diciembre de 2008 en el marco de la UNASUR, acordó un Plan de Acción que consolidará a Suramérica como una zona de paz y de desarrollo integral; y construirá una identidad suramericana en materia de Defensa, que tome en cuenta las características subregionales y nacionales.

El Plan tiene cuatro ejes de acción con una serie de iniciativas específicas en cada uno de ellos. Los lineamientos son:

-Políticas de Defensa (crear una red para intercambiar políticas de defensa, realizar un seminario sobre modernización de los Ministerios de Defensa; Transparentar la información sobre gastos e indicadores económicos de la defensa, y propiciar la definición de enfoques conceptuales).

-Cooperación Militar, Acciones Humanitarias y Operaciones de Paz (planificación de un ejercicio combinado de asistencia en caso de catástrofe o desastres naturales; organización de una conferencia sobre lecciones aprendidas en operaciones de paz; y la elaboración de un inventario de las capacidades de Defensa).

-Industria y Tecnología de la Defensa (elaboración de un diagnostico de la industria de Defensa de los países miembros; y promoción de la industria para la Defensa).

-Formación y Capacitación (elaboración de un registro de las academias y centros de estudio en defensa; y creación del Centro Suramericano de Estudios Estratégicos de Defensa (CSEED), para lo cual una comisión presidida por Argentina redactará su estatuto).

El Plan de Acción del CDS consta además de diversos objetivos específicos, alguno de los cuales son:

• contribuir a la articulación de posiciones conjuntas de la región en foros multilaterales sobre Defensa.
promover el intercambio y la cooperación en el ámbito de la industria de Defensa.
• fomentar procesos de entrenamiento entre las Fuerzas Armadas y promover la cooperación académica de los centros de estudios de Defensa.
• apoyar acciones humanitarias (asistencia ante desastres naturales).
• compartir experiencias en operaciones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas; intercambiar procesos de modernización de los Ministerios de Defensa y de las FFAA.
• Promover la incorporación de la perspectiva de género en el ámbito de la defensa.

Buenos Aires, 10 de marzo de 2009

PRENSA:
Azopardo 250, piso 13 - Capital Federal - República Argentina
E-mail: prensa@mindef.gov.ar

Consejo de Ministros de Defensa Sudamericano

GARRÉ PARTICIPÓ EN SANTIAGO DE CHILE DEL CONSEJO DE MINISTROS DE DEFENSA SURAMERICANO

La ministra de Defensa, Nilda Garré, participó el 9 de Marzo de 2009, de la primera jornada de la reunión de Ministros del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) que se está desarrollando en la capital de Chile.

UNASUR

Garré llegó al mediodía a Santiago y almorzó con el ministro de Defensa trasandino, José Goñi. Mientras tanto se desarrollaba desde la mañana una reunión técnica encabezada por los viceministros de los diez países participantes, cuyo trabajó se centro en el Plan de Acción previsto para el corriente año, los lineamientos de la declaración final de la Conferencia, y el proyecto del estatuto para el Consejo.

La ministra se reunió a primera hora de la tarde con su par de Uruguay, José Bayardi. Ambos funcionarios trabajaron sobre el borrador de un Convenio de Cooperación en materia de Defensa entre ambos países; que incluye aspectos estratégicos, acciones de cooperación tecnológica y aspectos relativos al tráfico aéreo regular. El proyecto del Convenio seguirá siendo estudiado para su redacción definitiva.

Durante la tarde los ministros saludaron a la presidenta Michelle Bachelet en el Palacio de La Moneda. Mañana la ministra tendrá reuniones bilaterales con sus pares de Paraguay, Bolivia y Ecuador; y a partir de las 11 (hora chilena) se realizara la sesión plenaria en la que se tomaron las decisiones definitivas.

Garré viajó acompañada por el secretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa, Alfredo Forti. Del encuentro están participando los ministros de Defensa de Chile, Brasil, Perú, Uruguay, Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay y Venezuela, además de Argentina.


PRENSA:
Azopardo 250, piso 13 - Capital Federal - República Argentina
E-mail: prensa@mindef.gov.ar

Islas Salvajes...

TRASLADAN A MALVINAS LOS RESTOS DE UN EX COMBATIENTE

foto Los restos mortales del Primer Teniente (post mortem) Jorge Eduardo Casco fueron entregados a sus familiares en una ceremonia realizada al mediodía en la Aeroestación Militar Aeroparque presidida por la Ministra de Defensa, Nilda Garré. Debido a que el vuelo que traía de regreso al país al canciller Jorge Taiana desde Egipto se retrasó, fue en su representación el vicecanciller Victorio Taccetti.

El sábado 7 de marzo de 2009, los restos del Primer Teniente Casco fueron llevados en un vuelo especial a las Islas Malvinas y acompañados por su señora madre, su viuda, su hijo y su hija, un fotógrafo y un intérprete, para ser sepultados en el cementerio de Darwin, en una ceremonia que incluye responso religioso y rendición de honores militares.

Asistieron también el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Brigadier General Jorge Chevalier; el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, Brigadier General Normando Costantino; y altas autoridades de los Ministerios de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto y de Defensa y personal militar superior; como así también personal militar subalterno de las Fuerzas Armadas.

Los restos mortales fueron hallados en las Islas Malvinas, junto a los dos aviones Skyhawk A4-C accidentados, y en julio pasado fueron entregados a funcionarios de la Cancillería argentina y a altos oficiales de la Fuerza Aérea.

Practicados los estudios genéticos correspondientes en el Banco Nacional de Datos Genéticos, donde se confirmó su identidad, dichos restos regresarán a las Islas Malvinas para recibir allí sepultura definitiva.

1982
Skyhawk A4-C
Malvinas Argentinas


El domingo 9 de mayo de 1982, una escuadrilla de cuatro aviones Skyhawk A4-C perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina despegó en horas de la tarde desde la base aérea de San Julián rumbo a las islas. El tiempo continuó desmejorando y por fallas técnicas, dos aviones se volvieron al continente.

Pero los dos restantes, tripulados por el Primer Teniente Jorge Casco y el Primer Teniente Jorge Farías, comenzaron a descender sobre el agua, hasta rozar las alas con la cresta de las olas. Sin embargo, pese a las malas condiciones meteorológicas imperantes, pero con la inclaudicable decisión de ambos pilotos en el cumplimiento del deber, continuaron volando en condiciones absolutamente marginales hasta que se estrellaron contra los acantilados de las Islas Salvajes, al noroeste de la Isla Gran Malvina.


PRENSA:
Azopardo 250, piso 13 - Capital Federal - República Argentina
E-mail: prensa@mindef.gov.ar

sábado, 14 de marzo de 2009

Antártida Argentina



Escuela en la Antártida

FELICITACIÓN DE LA MINISTRA GARRÉ AL PERSONAL DEL EJÉRCITO QUE CONSTRUYÓ ESCUELA EN LA ANTÁRTIDA

foto La ministra de Defensa, Nilda Garré, felicitó al personal del Comando Antártico del Ejército que reconstruyó en la Base Antártica Esperanza la Escuela provincial fueguina N° 38 “Presidente Julio Argentino Roca”.

Garré encomió el buen desempeño y la especial dedicación de todo el equipo militar que reconstruyó la escuela que se incendiara el año pasado.

La Ministra reconoció el esfuerzo desarrollado por el personal que supo hacer uso de los bienes y presupuesto del Estado para culminar esta tarea básica para la formalización del proceso educativo de los niños argentinos hijos del personal militar y civil que realizan tareas en la Base Esperanza. Y ordenó que del reconocimiento haya constancia en los legajos del personal.

La felicitación incluye al jefe teniente coronel Néstor Argüello; al médico mayor Pablo Dankiewcz; a los auxiliares capitán Diego Fernández, y suboficial principal talabartero Juan Vedota; al auxiliar operador de maquinas viales suboficial principal Norberto Taus; al auxiliar mecánico motorista de orugas suboficial principal Walter Varela; al auxiliar en comunicaciones sargento ayudante Daniel Romero; a los auxiliares sargento ayudante de caballería Hugo Flores, sargento ayudante de caballería Roberto Villalba, sargento ayudante oficinista César Romero, sargento primero mecánico de instalaciones fijas Darío Villanueva, sargento camarero Arnaldo Duarte; al arquitecto director de obra Daniel Wepfer, y al técnico de la empresa Royal Tech Cándido Morales.

La ministra Garré había viajado a la Base Marambio, haciendo escala en Ushuaia, para, desde esa sede de la Fuerza Aérea en el continente antártico, desplazarse en helicóptero a la Base antártica del Ejército junto a la gobernadora de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Antlántico Sur, Fabiana Ríos, para acompañar el inicio de la clases en todo el país que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner hiciera desde Salta, y los ministros de Educación, Juan Carlos Tedesco, y de Desarrollo Social Alicia Kirchner, hicieran desde San Juan y Chaco. Pese a las dificultades, la presidenta Fernández de Kirchner pudo dialogar con maestros y alumnos de la Escuela N° 38 “Presidente Julio Argentino Roca”.

PRENSA: Azopardo 250, piso 13 - Capital Federal - República Argentina