El Golpe Militar que destruyó la Industria Nacional

lunes, 9 de noviembre de 2009

CFK disulve LAFSA

El Gobierno disolvió la empresa aerocomercial LAFSA, creada en 2003, que demandó un gasto de 250 millones de pesos en sus seis años de vida, aunque no tuvo aviones propios.
La administración de Cristina F. Kirchner decidió declarar en «estado de disolución y consecuente liquidación» a la empresa Líneas Aéreas Federales Sociedad Anónima (LAFSA).
Se trata de una empresa aerocomercial que había sido creada en 2003 por el entonces presidente Eduardo Duhalde para absorber personal de las desaparecidas LAPA y Dinar. El 21 de mayo de 2003, cuatro días antes de dejar la presidencia en manos de Néstor Kirchner, Duhalde firmó el Decreto 1238 y creó LAFSA con los empleados de LAPA y Dinar. Según ese decreto, la aerolínea debía ser privatizada en el transcurso de 180 días, pero el kirchnerismo no llamó a licitación para ponerla en manos de empresarios.La firma alcanzó a tener 1.400 empleados, pero ahora sólo le quedan dos administrativos y un director, además de activos por rematar, como un taller con herramientas, rutas y muebles de oficinaEn principio, Néstor Kirchner apostó a que la empresa funcionara en manos del Estado y pidió a la Secretaría de Transporte que creara una sociedad operativa entre LAFSA y la firma Southern Winds. La sociedad funcionó con seis aviones, rutas e infraestructura de Southern Winds durante 18 meses y la estatal aportó personal y un tercio del combustible necesario para los viajes.
Pero el hallazgo de droga en un vuelo con destino a Madrid, terminó con la aerolínea. Por ese hecho y por la necesidad de decidir el futuro de LAFSA debido a la gran inversión que demandaba mes a mes, el Gobierno decidió deshacer la sociedad entre las firmas en marzo de 2005.
LAN e Intercargo -la firma que se ocupa de subir los contenedores a los aviones- negociaron con el gobierno argentino y terminaron absorbiendo a unos 853 empleados que mantenía LAFSA. En enero de 2007, arrancó el proceso de liquidación tras la renuncia de los gerentes y directores, y la indemnización del resto de los empleados, con la excepción de unos 30 que no aceptaron el retiro. Se trató de algunos mecánicos y personal de rampa que finalmente fueron negociando su salida con el Gobierno, por lo que LAFSA llegó a noviembre de 2009 sólo con 3 (tres) empleados.-