El Golpe Militar que destruyó la Industria Nacional

jueves, 25 de marzo de 2010

Cambios en los argumentos británicos

Por Agus­tín M. Ro­me­ro (*)
El Rei­no Uni­do ha ve­ni­do cam­bian­do de ar­gu­men­tos so­bre sus de­re­chos so­bre las is­las Mal­vi­nas en va­rias oca­sio­nes. Efec­ti­va­men­te, a me­di­da que el ar­gu­men­to que sos­tie­ne se le cae por ca­re­cer de una ba­se só­li­da adop­ta uno nue­vo.
1) El pri­mer ra­zo­na­mien­to que sos­tu­vo el Rei­no Uni­do fue el del des­cu­bri­mien­to de las is­las aus­tra­les. Sin em­bar­go, co­mo que­da de­mos­tra­do, en pri­mer lu­gar, por la ac­ción del go­bier­no de Bue­nos Ai­res en 1829 y, en se­gun­do tér­mi­no, por una re­co­men­da­ción de una co­mi­sión bri­tá­ni­ca que con­clu­yó que la ar­gu­men­ta­ción his­tó­ri­ca sos­te­ni­da por el Rei­no Uni­do ca­re­cía de sus­ten­to, esa ra­zón fue de­ja­da a un la­do.
2) A par­tir de 1975 se ve­ri­fi­ca un cla­ro pun­to de in­fle­xión en la es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca bri­tá­ni­ca res­pec­to del ar­chi­pié­la­go aus­tral y sus re­cur­sos. En efec­to: Lon­dres pa­só a in­cluir en la agen­da so­bre Mal­vi­nas la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos hi­dro­car­bu­rí­fe­ros, mi­ne­ros y pes­que­ros. Es­te pun­to traía in­di­rec­ta­men­te apa­re­ja­do el lo­gro de una ma­yor au­tar­quía de los is­le­ños a pe­sar de que la re­so­lu­ción 31/49 de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das pi­de a nues­tro país y a Gran Bre­ta­ña ne­go­ciar bi­la­te­ral­men­te y no in­tro­du­cir mo­di­fi­ca­cio­nes mien­tras las is­las atra­vie­san el pro­ce­so de so­be­ra­nía.
3) A par­tir de los ’80 di­ver­sos in­for­mes cien­tí­fi­cos in­ter­na­cio­na­les se­ña­la­ban la im­por­tan­cia pe­tro­lí­fe­ra de la cuen­ca de las is­las Mal­vi­nas, ase­gu­ran­do que la re­ser­va de hi­dro­car­bu­ros de nues­tras is­las mul­ti­pli­ca­ba por diez la del Mar del Nor­te.
4) La gue­rra del 1982 per­mi­tió a Lon­dres con­so­li­dar otro ar­gu­men­to: el del de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción de los is­le­ños. Sin em­bar­go, es­ta te­sis tam­po­co tu­vo de­ma­sia­do sus­ten­to ya que allí la po­bla­ción ar­gen­ti­na ori­gi­na­ria fue ex­pul­sa­da por In­gla­te­rra en 1833 y su­plan­ta­da por súb­di­tos de la co­ro­na. Es­te ra­zo­na­mien­to ar­gen­ti­no en­con­tró su más fuer­te sos­tén ju­rí­di­co y apo­yo in­ter­na­cio­nal en la re­so­lu­ción 1.514 (XX) de las Na­cio­nes Uni­das de 1960, la cual sos­tie­ne que el prin­ci­pio de la au­to­de­ter­mi­na­ción es ope­ra­ti­vo en to­dos los te­rri­to­rios co­lo­nia­les ex­cep­to las Mal­vi­nas. Es­te mis­mo ar­gu­men­to se vuel­ve a con­so­li­dar con la 2.065 de 1965 del mis­mo or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral.
5) Con la in­cor­po­ra­ción de las Mal­vi­nas co­mo te­rri­to­rio de ul­tra­mar de la UE no­ta­mos que otro cam­bio de es­tra­te­gia es­tá in­ten­ta­do ser plas­ma­do. De es­ta for­ma Mal­vi­nas pa­sa a te­ner la mis­ma ca­te­go­ría que los te­rri­to­rios de Aru­ba, An­ti­llas Ho­lan­de­sas, Po­li­ne­sia Fran­ce­sa, Is­las Cai­mán y San­ta Ele­na, en­tre otros. De to­dos ellos, só­lo Mal­vi­nas sub­sis­te hoy co­mo su­je­to a dis­pu­ta de so­be­ra­nía con otro Es­ta­do na­cio­nal. Con es­ta ma­nio­bra, RU en­tra en un club de paí­ses que tie­nen esos te­rri­to­rios y fren­te a los cua­les la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no tie­ne nin­gún re­cla­mo. Es más: esas ju­ris­dic­cio­nes no for­man par­te de aque­llos te­rri­to­rios que es­tán en el Co­mi­té de Des­co­lo­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, co­mo es el ca­so de las Mal­vi­nas. *) En con­se­cuen­cia, en mi opi­nión, el pró­xi­mo pa­so de Lon­dres se­rá sa­car el te­ma de Mal­vi­nas de di­cho co­mi­té. Co­mo con­se­cuen­cia de to­do es­to la Ar­gen­ti­na de­be se­guir rei­vin­di­can­do su po­si­ción his­tó­ri­ca, pe­ro au­men­tan­do la pre­sión so­bre el Rei­no Uni­do pa­ra que Lon­dres aban­do­ne la pos­tu­ra que adop­tó a par­tir de 1982: no hay na­da más que dis­cu­tir con nues­tro país. De­be­mos ac­tuar so­bre Lon­dres en aque­llos in­te­re­ses que más afec­tan a los is­le­ños: en el te­ma de la pes­ca, pe­tró­leo y vue­los a las is­las. So­la­men­te sen­tán­do­se am­bas par­tes a una me­sa de ne­go­cia­ción y so­lu­cio­nan­do el te­ma de la so­be­ra­nía del ar­chi­pié­la­go aus­tral se eli­mi­na­rían los in­fun­da­dos te­mo­res, re­cien­te­men­te ma­ni­fes­ta­dos, en Lon­dres.

(*) Pro­fe­sor de po­lí­ti­ca ex­te­rior ar­gen­ti­na en la UBA y au­tor del li­bro "Mal­vi­nas: la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Al­fon­sín y Me­nem"

Fuente: El Argentino